Blog de Marketing Digital, Publicidad y Negocios

Cómo Iniciar tu Empresa, Sin Dejar tu Empleo

Uno de los grandes dilemas de todo emprendedor es justamente este: ¿Cómo inicio mi empresa, sin dejar mi empleo?

Que también se traduce como ¿Cuándo es el momento apropiado para renunciar a mi empleo?

Y no es para menos pues aunque muchas personas sueñan con iniciar su propia empresa, no todos pueden abandonar su empleo de un día para otro pues dependen de su salario.

Por otro lado, se corre el riesgo de aferrarse tanto al empleo que se pase el tiempo y te lleve a una zona de inacción donde podrían pasar años sin que finalmente hagas nada por construir algo propio.

Por ello, hoy te comparto algunos valiosos consejos que te ayudarán a tomar una decisión más acertada e identificar cuándo es el momento correcto para dar el paso de emprender.

¿Cuándo Abandonar el Empleo?

Si algo debemos reconocer es que cuando de pronto nace en nuestra mente la idea de montar una empresa propia y esa idea comienza a crecer y a tomar forma, y nos entusiasma al punto de quitarnos el sueño entonces ocurre el milagro: porque junto con esa idea, nace un emprendedor.[twitéalo]

De pronto le das miles de vueltas, los anhelos de éxito te invaden, apenas puedes dormir imaginando las posibilidades y hablas con todo el mundo acerca de tu proyecto.

No todos te creen, ni te apoyan a la primera, a pesar de ello te ves a ti mismo logrando esos sueños, teniendo un mejor estilo de vida y brindando a tu familia lo mejor.

Todo apunta a tiempos mejores excepto por un detalle. Aún tienes un empleo. Tal vez cuentas con algo de capital y muchas ganas pero no sabes cuándo es el momento indicado para presentar tu carta de renuncia y darle las gracias a tu actual jefe.

No puedes darte el lujo de comenzar mañana sin ingresos y dejar a tu familia desprotegida. Las cosas no se ven tan fáciles y es allí cuando puede surgir el desaliento y la duda.

Sin embargo hay buenas noticias. No necesariamente tienes que abandonar tu empleo para iniciar tu negocio. La decisión no tiene que ser necesariamente violenta como tener que elegir entre lo uno y lo otro.

Hay alternativas y estrategias que te ayudarán a hacer esta transición de empleado a empresario más fácil y conveniente.

9 Consejos Para Pasar del Empleo al Negocio

Lo primero que debes tener en mente es la preparación. Debes prepararte mental y financieramente para poder dar ese importante paso de abrir tu propia empresa.

1. Dedica tiempo suficiente a planificar

Siempre lo digo: en los negocios habrá riesgos todo el tiempo, pero cuanto mejor planificamos, menos riesgo hay. Mientras estás en tu empleo actual, puedes aprovechar la estabilidad que este te brinda para hacer un plan de negocio muy completo.

Recuerda que el éxito de un negocio tiene mucho que ver con la planificación. Es vital tener un presupuesto, un estudio de mercado y una estrategia de ventas y todo esto lo puedes hacer sin abandonar tu trabajo.

¿Realmente estás comprometido con tu proyecto? Entonces apaga la TV por las noches, dedica menos tiempo al entretenimiento en redes sociales, toma papel, lápiz y comienza a planificar.

2. Especialízate en tu área de negocios

El segundo factor de éxito en los negocios es el conocimiento. En plena era digital, ser bueno no es suficiente. Para subsistir debes ser el mejor. [twitéalo]

Inscríbete en seminarios, compra libros y asiste a talleres de preparación profesional en cualquiera que sea el área de negocios en la que deseas incursionar.

Por ejemplo, si tu sueño es un negocio de restaurante, entonces toma un curso de administración de negocios de comida, uno sobre elaboración de platillos franceses y si es posible también toma un curso de marketing y ventas. Todo te será útil al montar tu empresa.

Muchos de estos seminarios se imparten por las noches o en fin de semana. Incluso bien puedes solicitar algunos permisos a tu jefe con la propuesta de reponer el tiempo. Si lo haces con moderación podrías estar aprovechando el tiempo para adquirir las capacidades indispensables para gestionar bien tu empresa.

3. Ahorra. Cada centavo vale

El obstáculo más grande para iniciar un negocio suele ser la falta de dinero. Podemos tener toda la motivación del mundo, el conocimiento del negocio y la energía. Pero sin algo de capital difícilmente se puede construir algo.

Así que si realmente estás dispuesto a lograrlo, tu empleo puede ser el mejor vehículo para reunir ese capital inicial tan valioso.

Por lo tanto, mientras tienes el beneficio de un salario mensual debes hacer un compromiso personal de ahorrar mucho y gastar menos. Reduce algunos de esos placeres cotidianos a cambio de un gran sueño.

Cada centavo cuenta y cada peso ahorrado acortará el camino hacia tu libertad financiera.

via GIPHY

4. Conviértete en un experto en servicio al cliente

Si hay algo que hace crecer un negocio es entender que el cliente es el pilar fundamental del éxito.

El mejor lugar para aprender esto es la empresa donde laboras. Ahí encontrarás muchos clientes internos y externos para desarrollar estas habilidades. ¿Cuáles son sus fortalezas? y ¿cuáles sus debilidades?

Haz este ejercicio, cuestiónate: ¿Qué haría yo para mejorar el servicio al cliente donde trabajo actualmente?

Estoy seguro que tu ambiente de trabajo actual será ideal para experimentar y desarrollar mejores habilidades para atención a los clientes que más adelante pondrás en práctica en tu propia empresa.

5. Se el mejor en tu empleo actual

¿Qué tiene que ver esto con iniciar una empresa? tal vez preguntarás.

Esto se llama integridad. Es la capacidad de una persona de ser exitoso no solo en la empresa, sino en todas las áreas de su vida. Si eres un empleado orientado a los negocios, entonces serás un mejor empresario en el futuro.

Por alguna extraña razón, los negocios operan en base a principios. Y este es uno de ellos.
Puede que la explicación sea vaga pero te puedo asegurar que si eres una persona leal y comprometida con la empresa donde laboras, un día de estos, tus propios empleados también serán fieles y leales a tu negocio.

6. Fija una fecha

Decide como parte de tu planificación, cuándo te gustaría abrir las puertas de tu propio negocio. Esto representa un compromiso contigo mismo. Iniciar tu empresa podría ser dentro de 6 meses o dentro de 6 años.

Lo importante no es cuánto tiempo, sino cuán bien estés preparado para cuando llegue ese momento.

Sin embargo, el ejercicio de fijar una fecha es importante para tener una meta clara y cuantificable que te ayude a medir y programar tus acciones específicas dentro de este proyecto. Fijar una fecha tiene que ver con planificar y con tomar acción de manera inteligente.

7. Comprométete a estar solvente

Muchos emprendedores sueñan con libertad financiera y piensan que un negocio propio se los puede dar. Ello es parcialmente cierto debido a que el exceso de deudas malas puede afectar el crecimiento de una empresa.

Y digo parcialmente porque me viene a la mente que Robert Kiyosaki, recomienda en su libro El Cuadrante de Flujo del Dinero que aún tu mismo negocio te puede ayudar a saldar deudas.

El punto de equilibrio se puede resumir en un solo concepto: deudas controladas, a diferencia de, deudas sin control. Deudas buenas y deudas malas. Si no sabes de que hablo, debes leer el libro, sera una excelente inversión.

8. Construye una base de contactos

Otra de las habilidades vitales de un buen emprendedor es tener los contactos estratégicos para conseguir buenos negocios. Los contactos también te puede ayudar a conseguir excelentes productos, buenos precios y condiciones convenientes.

No esperes a abrir las puertas de tu local u oficina para comenzar a hacer buenos contactos. Asiste a sesiones de networking, eventos empresariales y todo tipo de meeting donde conozcas gente. Lleva tarjetas de negocios y comienza a construir tu propia red.

El momento de hacer relaciones ¡es ahora!

9. Haz alianzas y busca socios estratégicos

Otra alternativa muy interesante consiste en abrir las puertas de tu negocio sin estar al 100% presente en el mismo. Para ello necesitas buscar algunos socios, preferiblemente gente de tu confianza como familiares o amigos que puedan apoyarte con la operación del negocio a cambio de acciones o regalías.

O si desean trabajar para ti pueden hacerlo a cambio de una comisiones por facturación.

Este tipo de alianzas te permite comenzar a generar algunos ingresos extras sin abandonar tu empleo actual. Desde luego no ganarás el todo pero tampoco tienes que dedicarte completamente al negocio.

Desde luego la toma de decisiones si deben ser una atribución propia que te permita tener el control y en la medida que este crece y los ingresos lo permiten, entonces tomas podrás lanzarte a dirigir al 100%.

    Conclusiónes

    El mejor momento para dedicarte totalmente a dirigir tu empresa te lo dictará tu corazón. Lo se, suena poco técnico. Pero ello tiene que ver con la preparación, el crecimiento personal y con una buena estrategia de ventas y marketing que te guíe hacia el éxito.

    No permitas que la ansiedad te controle y te mueva a tomar decisiones abruptas. Muchas veces factores negativos en tu empleo como: mala paga, mal ambiente de trabajo o ciertas condiciones adversas te pueden empujar a pensar que es el momento apropiado.

    Pero determinarlo solo lo sabrás si reúnes todos los elementos precisos para lanzarte a la experiencia de iniciar tu negocio. Si no es así, será conveniente esperar un poco y en el peor de los casos considerar un cambio de empleo. Pero cuando el momento llegue. lo sabrás.

    Síguenos como 1000 Ideas de Negocios en Facebook
    y en Instagram como @1000ideasdeNegocios

    Fuente: https://www.1000ideasdenegocios.com/2011/05/como-iniciar-tu-empresa-sin-dejar-tu.html

    Tags

    Compartir

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    *

    Somos un diario digital enfocado en recopilar y redactar noticias sobre el mundo de los negocios y el marketing digital